Qué bien!! –pensé- Vamos a tocar en Huesca, donde vivo. Además, como no actuamos lo que se dice mucho por tierras altoaragonesas, nos irá de coña para promocionarnos. Los artífices de que el 9 de Octubre Lurte se plantara en Huesca fueron los miembros de la asociación ASAPME, que realiza un trabajo sensacional con disminuídos psíquicos y personas con daños cerebrales. Todos los años organizan un impresionante mercado medieval en la Plaza del Mercado y este año contaban con nosotros par poner el cierre a la jornada del Sábado.

Nosotros aceptamos encantados, aparte de por venir a Huesca, por la oportunidad de colaborar en una buena causa. Pues nada, todo iba según lo previsto y cuando ya preparados enfilamos desde San Pedro el Viejo a la Plaza, no habíamos completado ni 20 metros de recorrido (medido en compases serían 6 o 7) empezaron a caer unas gotas del diámetro de ensaimadas familiares. En cuestión de segundos íbamos calados (nosotros y el númeroso público que abarrotaba la plaza: lástima).

Tras refugiarnos en los porches, vinieron a nuestro encuentro mi mujer con el peque. Iba a ser la primera vez que veía a su papi y amigotes actuar en directo (no se quedaría sin escucharnos…). Alguien (creo que no muy entendido en metereología) comentó: “Esto es como una tormenta de verano, en unos minutos se pasa”. Por entonces eran las 9 de la noche. La lluvia duró hasta las 4 o 5 de la mañana. Pero, ¿cuándo unas gotitas de nada han vencido a los almogávares? Nunca. Como veníamos con ganas, decidimos arrancarnos con unas piezas para los artesanos, los socios de ASAPME y el público que se había refugiado como nosotros. Dicho y hecho. Más de una hora estuvimos tratando de esconjurar esa borrasca con nuestros temas. No conseguimos que parara de llover, pero sí hacer disfrutar a la no poca gente que se quedó a escucharnos, entre ellos mi enano de 9 meses (en aquellos días), que no paró de moverse y sobre todo “alucinar” con los timbales del Anfe y la cabasa de Emilio (¿será que le tira Zuera? espero que sea por los encanelaus y no el presidio……).

Tras el húmedo acto, cenita, risas, y cata de orujos en mi casa por parte del sector turolense del grupo, que como venían de lejos se quedaron a descansar.

A ver si volvemos pronto por la Hoya……. sé de buena tinta que se han interesado por nosotros más de una asociación de regantes…..

Fdo. “Machito Reche”

Cronista por un día